Home/GRAND CENTRAL TERMINAL: UN VIAJE EN EL TIEMPO

GRAND CENTRAL TERMINAL: UN VIAJE EN EL TIEMPO

Entrar a la Grand Central Terminal es como transportarse en el tiempo. Su majestuoso vestíbulo, largos ventanales, imponente decoración y pasajeros yendo de lado a lado, te harán sentir que estas en otra época. Tan solo con pararse debajo de su hermoso techo descubrirás un cielo estrellado, donde encontrarás las 12 constelaciones zodiacales mientras disfrutas de su llamativo tono aguamarina; mantente atento, porque descubrirás detalles que solo están para aquellos que realmente observan, ¡ven a conocerlos con nosotros!

  • Diariamente, 750.000 personas pasan por el vestíbulo de la terminal.
  • Es la estación más larga del mundo, cuenta con 44 andenes, además de 26 vías en la parte inferior y 41 en la parte superior, para un total de 67.
  • Transporta pasajeros a condados de Westchester, Hudson, Putnam, New Haven (Connecticut) y Fairfield.

Inaugurado al público el 2 de febrero de 1913, la Gran Central Terminal nació gracias a la expansión y el crecimiento de Nueva York de la época; influenciado por el movimiento de embellecer la ciudad, que buscaba crear obras arquitectónicas con amplio valor estético, logró una importante evolución tanto en el transporte como en la ciudad.

Sin embargo, para llegar a lo que conocemos hoy en día, la terminal recorrió un amplio camino. Empezando en 1871 con el nombre de Grand Central Depot, construida por el magnate Cornelius Vanderbilt, era una estructura de tres torres que representaban los ferrocarriles de Hudson, New Heaven y Harlem, cada una con su propia sala de espera; el auge de este sistema de transporte masivo causó un incremento en la cantidad de pasajeros y la polución, trayendo como consecuencia que se prohibieran las locomotoras de vapor en la ciudad.

Buscando mejorar las condiciones de la estación, en 1900 nace la Grand Central Station, una gran edificación de vidrio y metal, considerada como uno de los alcances más dramáticos de la arquitectura del siglo 19. Sin embargo, tras la colisión de dos trenes y muerte de varios pasajeros, y con la necesidad de una estación más eficiente y moderna, se dio paso a los trenes eléctricos y a la construcción de la terminal que conocemos hoy en día. Podemos decir que esta modernización fue la apertura de un gran vecindario, donde luego aparecerían famosos rascacielos como el Chrysler y el Lincoln, entre otros.

Años más tarde, la lucha continuaría; tras estar al punto de ser demolida y reestructurada en dos ocasiones, en 1978 gracias a un grupo de defensores, liderado por Jackie Keneddy, quienes se opusieron a Penn Central Transportation, empresa que quería construir un rascacielos sobre la terminal, logran declararla como un patrimonio arquitectónico.

  • Está ubicada en la calle 42 y la Avenida Park, en la parte de Midtown en Manhattan.
  • Además de ser la sede de un impetuoso sistema de transporte, encuentras 5 exquisitos y exclusivos restaurantes, 35 puestos de comida, el Grand Central Market y más de 60 tiendas comerciales.
  • Más de 100 películas, como Los Vengadores, Revolutionary Road, The Untochables y Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, se han grabado en las instalaciones de esta estación.

Grand Central Terminal – Source en.wikipedia.org

Y es que este magnífico lugar tiene historia en cada una de sus esquinas. Si la detallas a las afueras, podrás ver el increíble reloj con cristales de la marca Tiffany, acompañado de las esculturas de los dioses griegos que representan las virtudes del ferrocarril, Mercurio, quien simboliza la velocidad; Hércules, que significa fuerza; y Minerva, el intelecto. Este marca la hora exacta, ya que los relojes internos están adelantados un minuto para que los viajeros desprevenidos alcancen a tomar el tren. Asimismo, al entrar al vestíbulo, detalla el objeto más destacado de todo el main concourse, el hermoso reloj de cuatro caras, también de Tiffany, donde encuentras la cabina de información que contesta las más de 1000 preguntas que hacen los visitantes al día y donde averiguaras todo sobre los miles de viajes que se realizan.

Maravilloso ¿no? Si quieres deleitarte con más detalles de la Grand Central Terminal, te invitamos a conocer las siguientes curiosidades que te harán querer ir corriendo a visitarla.

  1. Entérate sobre la vía 61, un camino subterráneo abandonado que ha sido considerado como un lugar de escape. Tras la construcción del hotel Waldorf Astoria, varios personajes destacados, como presidentes o celebridades, usaban este pasadizo para entrar o salir de la ciudad.
  2. Además de sus grandes pasillos y múltiples tiendas, la estación tiene un cuarto secreto, el M42, el cual es el responsable de proveer toda la electricidad a la Gran Central. Existe el rumor, que en la segunda guerra mundial, Hitler envió varios soldados alemanes para sabotearla, pero estos fallaron ya que el cuarto es custodiado por guardias que le disparan a cualquier intruso.
  3. Construidas en 1960, también hay ¡canchas de tenis en la estación! Así como lo oyes, solo debes acercarte al Vanderbilt Tennis Club para conocerlas, donde tenistas como las hermanas Williams y John McEnroe han jugado.
  4. En la última restauración que le realizaron a la central en 1996, le devolvieron su color original al techo, ya que había adquirido un tono negro debido a la gran cantidad de pasajeros que fumaban en este sitio. Si observas bien, podrás ver en una de sus esquinas un recuadro negro que los restauradores dejaron para comparar la diferencia.
  5. Según los Vanderbilt, las constelaciones del zodiaco en el techo están pintadas al revés para hacer alusión a la mirada de Dios, sin embargo, se cree que esto solo fue una excusa para no afirmar que las pintaron mal.
  6. En los arcos, techos, candelabros que están en varias partes de la terminal, verás hojas de roble y bellotas pintadas en dorado; estas representan el famoso lema de la familia Vanderbilt, De las pequeñas bellotas crecen grandes robles, quienes fueron los que financiaron la construcción del sitio en el que estás.
  7. Oyster Bar es el restaurante más antiguo que disfrutarás acá. Inaugurado desde 1913, deléitate con sus más de 25 diferentes clases de pescados y 30 variedades de ostras.
  8. En la plataforma interior, al lado del Oyster Bar, encuentras la galería de los susurros, un lugar curioso donde al pararte en una esquina y susurrar a la pared, el sonido se oirá desde el otro lado; este efecto es creado por la acústica de la curvatura de este sitio, donde la gente se acerca para divertirse y decir sus mensajes… y por qué no, proponérsele a su novia.

Oyster Bar – Foto tomada de www.ediblemanhattan.com

Con más de un siglo desde su edificación, este lugar promete deleitar a viajeros, turistas y todo tipo de público que recorre cada día sus pasillos. ¿Estás listo? No te puedes perder este hermoso sitio y su fantástica historia, conoce más en Grand Central Terminal.

mayo 5th, 2018|

Deja un comentario

4 × uno =